Los gatos en la literatura

Tengo muchos libros que me han fascinado leer y algunos me han llamado la atención con la presencia de felinos, pero lejos de que éstos sean una leve compañía para el personaje o que éstos pertenezcan simplemente al ambiente han tomado lugar como protagonistas o son la piedra angular de la historia.

 

tumblr_ntja6kQ1tD1sgl792o1_400

 

Este singular recurso para contar historias es obviamente muy explotado con infinidades de animales: perros, conejos, osos, cangrejos, y un largo etc. Pero otro día hablaré de otros animales en la literatura ¡hoy toca al minino! que admito que es mí preferido.

Si me remonto a cuando era pequeña hubo montones de historias de gatos que me han gustado, son demasiados, aunque en su mayoría son animaciones, y cortos. Pero si tuviera que elegir del cual me enamoré por la narrativa que es una delicia escuchar, por la audiovisual y la música es:

 

El gato y la luna

 


 

Ahora en cuanto a lecturas pude disfrutar y que me diera cierto escalofrío esa dualidad entre Dina y el gato de Cheshire, en la obra, Alicia en el país de las Maravillas de Lewis Carroll.

Captura de pantalla (66)

Digo dualidad porque Alicia, en la obra, esta en muchas ocasiones encontrándose sola evocando el recuerdo de su gata Dina: hermosa, juguetona y muda como cualquier gato. Y luego aparece el gato Cheshire en ese mundo del revés en donde sus apariciones parece ser un parlanchín, que interrumpe todo el tiempo a Alicia, que aparece decapitado o desapareciendo dejando el rastro de su sonrisa por la noche en una sensación opuesta a lo que Dina podía transmitir. Pero esto no hizo que a Alicia no le gustara el gato, al contrario, le inspiraba respeto, mientras en la realidad Dina solo se limita a ronronear y darle una compañía inocente y cariñosa, el gato de Cheshire es un guía misterioso y loco en su viaje.

 

Y si bien ya esta característica la había notado con anterioridad en mangas y animes como Sailor moon (con Luna y Artemis) o la serie de Sabrina la bruja adolescente ( con Salem); hay un factor muy presente en las obras en relación con los gatos, y es que estos cobran la maravilla de hablar y siempre terminan en situaciones como componente mágico o sobrenatural.

 

Y aquí les debo compartir un cuento infantil de Satoshi kitamura; que esta nada más y nada menos que redactado por Elijah Wood (Frodo) con la obra:

Yo y mi gato:

 


 

Pero a veces no necesariamente siempre estos hablan en cuentos o novelas y no por esto pasan desapercibidos. En donde me han impresionado mayormente su presencia no ha sido exactamente hablando, si no representando de forma sobrenatural las fuerzas del mas allá. Esto igual no es tan descabellado considerando que los gatos tuvieron su data histórica en ser relacionados con el Inframundo, con la brujería, en diferentes épocas y culturas.

 

Uno de ellos definitivamente es Aura de Carlos Fuentes.

9788415858270

 

Es escalofriante. El destino que tienen los gatos en esa historia es brutal. Debo destacar que me llamo muchísimo la atención su redacción la primera vez que lo leí, ya que es una obra que esta puramente escrita en segunda persona:

 

“LEES ESE ANUNCIO: UNA OFERTA DE ESA NATURALEZA no se hace todos los días. Lees y relees el aviso. Parece dirigido a ti, a nadie más. Distraído, dejas que la ceniza del cigarro caiga dentro de la taza de te que has estado bebiendo en este cafetín sucio y barato. tu releerás

 

Esta muy ligada a la brujería y el satanismo. Es extraña, visceral y tiene un final que pondría los pelos de punta a cualquiera.

 

Y la otra obra que recomiendo y donde el gato toma un protagonismo oscuro, inquietante y terrible es en la obra de Edgar Allan Poe:

 

El gato negro

3jpR3pM3JAcrz3tmyaicuPZmppq93qXz5cxuKzuZS6TdW7hzYKh8jVg3jzzQc5rvbQcQiZv38ptRrpTpsWNDanBhqh2L4wTshppDxBCMjucBSs327RcX1jcczhSQNk1deoZe6

 

Recuerdo aún la primera vez que lo leí en inglés en un día de lluvia. Me gusto mas leerlo en su idioma original que traducido. Sentí incrementado la sensación de no entender si el gato era el provocador de las desgracias o si era victima de la locura del personaje principal. El desvarío y la presencia del gato como disparador de esa misma locura desencadena una violencia cruda y sin compasión para su propio final.

Como guiño, el gato negro de la historia se llama Plutón, que al principio ingenuamente, creí que sólo era por el planeta de la vía láctea jaja hasta que advertí que en realidad era por el Dios del Inframundo de la mitología romana, conocido por ser inflexible, terrible y despiadado, pero me llamo la atención porque tenía entendido que éste era representado por un perro… lo cual lo hace bastante irónico.

tumblr_nl5wqsvFoY1st2h29o1_250

 

Recuerdo también que cuando lo leí no dejaba de pensar en qué representaba el gato negro para el personaje, qué reflejaba el gato sobre él o incluso ¿qué significaba esto para el autor? Porque había párrafos que me hacían acordar a esa paranoia oscura como la que se aprecia también en su obra El cuervo.

Mi cita favorita de esta obra (refiriéndose al gato) es:

“Y de noche, a cada momento, cuando salía de mis sueños lleno de indefinible angustia, era tan sólo para sentir el aliento tibio de la cosa sobre mi rostro, y su enorme peso, encarnación de una pesadilla que yo no podía separar de mí y que parecía eternamente posada en mi corazón.”

 

¿Y cuál es tu obra preferida con gatos? ¡Te invito a comentar!

 

Anuncios

Sobre La invención de Morel

Mientras suena Té para dos (si quieres escuchar pulsa el enlace), tienes que saber que es una de las canciones que se va a mencionar y a repetir en la obra de Adolfo Bioy Casares, La invención de Morel.

S1GkJFuhmx_930x525

En un fin de semana he terminado el libro, y ahora que la escucho me doy cuenta que la hermosa melodía, por todo lo que se acontece en la historia, es una música tanto de maravilla como de pesadilla. Transmite claramente lo que me causo el final de El resplandor de Kubrick con la canción de Midnight, the Stars and You de Ray Noble and His Orchestra.

Definitivamente esta obra se ha convertido en mis favoritas, porque toca todos los temas de mi preferencia, la confusión psicológica, y una extraña alegoría a la muerte.

 

ya no estoy muerto: estoy enamorado

 

Aunque a veces en ciertas frases e introspecciones de su personaje principal, parezcan románticas si la extraemos de contexto, la realidad es que la obra sigue una pesada y terrible confusión, con una constante persecución de razonar de forma lógica y minuciosa para encontrar el sentido en un lugar que no lo tiene.

 

El estilo de su autor, es magnífico. Sin embargo, para muchos este mismo puede resultar un tanto pretencioso, y eso puede provocar que la lectura, termine siendo pesada, o lenta. Incluso la he sentido por momentos írritantemente reiterativa, pero me di cuenta que incluso aquello era necesario. Ya que me ha provocado el mareo, duda, miedo y desconcierto que el mismo personaje vivía en la historia.

Es corta, de una trama que atrapa enseguida con un misterio voraz. Y que logra explicarse como quien logra armar un rompecabezas.

Sobre todo, me ha gustado porque logra esquivar con aquello que, dentro de la literatura fantástica, uno esta tan acostumbrado. Y ese fue su desafío como escritor, ya que intento no caer en los clichés, y aunque ya estaba todo inventado no le impidió buscar su propio camino para la historia. Mientras el personaje se sumerge en un mar de dudas uno puede sentir una sensación parecida y provocada por:

El Resplandor:

maxresdefault

Los otros:

nic3b1ospijamas

Lost:

namaste488

 

Entre otros más, pero su respuesta y su final, claramente no es nada de lo que uno duda. Y es por eso que se le ha dado la fama de su originalidad. La resolución final no lo he leído ni visto en ninguna otra historia.

¿Lo más extraño? Es que, aunque toda la historia encierra con lógica de hierro todas las cuestiones, aun así, me ha dejado la leve sospecha, y una sensación irremediable de que algo no entendí… como cuando leí la palabra “Insensato” en el final del El Túnel de Ernesto Sábato.

Porque, aunque la historia llegue a un crudo final, me dejo la impresión de que el invento es un invento en si mismo… Claro que, si no la has leído, no entenderás a lo que me refiero.

Si eres escritor, no te debe faltar leerlo, porque Adolfo Bioy Caseres sin dudas es un escritor que no se quedó ensimismado con lo de “ya no se puede inventar una aventura con un final que no se haya leído antes”.

Míralo… hasta te escribe ¡con el dedo mocho!

bioy

 

Mi parte favorita escrita en este el libro es:

“Quizá atribuya a Morel un infierno que es mío. Yo soy el enamorado de Faustine, el capaz de matar y de matarse; yo soy el monstruo”.

 

¿Lo has leído? ¿Qué te ha parecido? ¿Qué sensación te ha causado? ¿Tienes alguna parte favorita? ¡Te invito a comentar!