Sobre La invención de Morel

Mientras suena Té para dos (si quieres escuchar pulsa el enlace), tienes que saber que es una de las canciones que se va a mencionar y a repetir en la obra de Adolfo Bioy Casares, La invención de Morel.

S1GkJFuhmx_930x525

En un fin de semana he terminado el libro, y ahora que la escucho me doy cuenta que la hermosa melodía, por todo lo que se acontece en la historia, es una música tanto de maravilla como de pesadilla. Transmite claramente lo que me causo el final de El resplandor de Kubrick con la canción de Midnight, the Stars and You de Ray Noble and His Orchestra.

Definitivamente esta obra se ha convertido en mis favoritas, porque toca todos los temas de mi preferencia, la confusión psicológica, y una extraña alegoría a la muerte.

 

ya no estoy muerto: estoy enamorado

 

Aunque a veces en ciertas frases e introspecciones de su personaje principal, parezcan románticas si la extraemos de contexto, la realidad es que la obra sigue una pesada y terrible confusión, con una constante persecución de razonar de forma lógica y minuciosa para encontrar el sentido en un lugar que no lo tiene.

 

El estilo de su autor, es magnífico. Sin embargo, para muchos este mismo puede resultar un tanto pretencioso, y eso puede provocar que la lectura, termine siendo pesada, o lenta. Incluso la he sentido por momentos írritantemente reiterativa, pero me di cuenta que incluso aquello era necesario. Ya que me ha provocado el mareo, duda, miedo y desconcierto que el mismo personaje vivía en la historia.

Es corta, de una trama que atrapa enseguida con un misterio voraz. Y que logra explicarse como quien logra armar un rompecabezas.

Sobre todo, me ha gustado porque logra esquivar con aquello que, dentro de la literatura fantástica, uno esta tan acostumbrado. Y ese fue su desafío como escritor, ya que intento no caer en los clichés, y aunque ya estaba todo inventado no le impidió buscar su propio camino para la historia. Mientras el personaje se sumerge en un mar de dudas uno puede sentir una sensación parecida y provocada por:

El Resplandor:

maxresdefault

Los otros:

nic3b1ospijamas

Lost:

namaste488

 

Entre otros más, pero su respuesta y su final, claramente no es nada de lo que uno duda. Y es por eso que se le ha dado la fama de su originalidad. La resolución final no lo he leído ni visto en ninguna otra historia.

¿Lo más extraño? Es que, aunque toda la historia encierra con lógica de hierro todas las cuestiones, aun así, me ha dejado la leve sospecha, y una sensación irremediable de que algo no entendí… como cuando leí la palabra “Insensato” en el final del El Túnel de Ernesto Sábato.

Porque, aunque la historia llegue a un crudo final, me dejo la impresión de que el invento es un invento en si mismo… Claro que, si no la has leído, no entenderás a lo que me refiero.

Si eres escritor, no te debe faltar leerlo, porque Adolfo Bioy Caseres sin dudas es un escritor que no se quedó ensimismado con lo de “ya no se puede inventar una aventura con un final que no se haya leído antes”.

Míralo… hasta te escribe ¡con el dedo mocho!

bioy

 

Mi parte favorita escrita en este el libro es:

“Quizá atribuya a Morel un infierno que es mío. Yo soy el enamorado de Faustine, el capaz de matar y de matarse; yo soy el monstruo”.

 

¿Lo has leído? ¿Qué te ha parecido? ¿Qué sensación te ha causado? ¿Tienes alguna parte favorita? ¡Te invito a comentar!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s