¿Dónde esta mi elefante?

Escritos Random del año 2017

Cuando estaba por el 2017, tras salir de una depresión, o intentando salir de una, me tome la meta de hacer un cuento, un relato, o lo que sea que me saliera una vez por mes. Tengo noción que esto es poquísimo. Hay algunas personas que escriben una vez al día. Pero yo siempre incluso impulsándome hacia una meta disciplinada, me limite escribir cuando realmente tenía ganas de hacerlo, así estipule el tiempo de un mes,  que me pareció un tiempo prolongado bastante medio como para que me surgiera un sentimiento verdadero de hacerlo. Una vez a la semana, me era imposible, solo me iba a llevar al ridículo y sin sentido y no en el buen sentido del sin sentido al estilo Lewis Carroll, si me entienden…

Aun así, en el mes de mayo, los días se fueron volando como flores panaderos. Y al borde de que se terminara, solo nació un triste párrafo (como suele ser) al ver un capitulo de Los Simpson (algo gracioso) pero que al recordar una imagen que había visto en Facebook, me quedo pululando mis obvias desdichas.


Cuento de Mayo

¿Donde esta mi elefante?

Ya no puedo amar por garantías, es algo que puedo agradecer tal vez a la vida. Pero a veces pierdo los bordes, las intenciones, las cosas que corresponden a las formas, lo impuesto o lo aprendido. La experiencia o la especulación. Ya no puedo amar por conformidad y ya no sé si es algo pretencioso. Ya no puedo beber de vanas ilusiones, mientras la entidad de la soledad me acompaña. Ya no puedo amar por solo creer en los versos o de la poesía que han sido siempre mi peor manía. Ya no quiero a nadie que me escriba. No quiero una historia de amor de mierda bien contada.  No quiero las pupilas, ni las pilas. No quiero las copias y coplas de nadie. No quiero ser musa, ni quedarme muda. Ya no quiero ser la última en enterarme que, si soy reemplazable, que no soy imprescindible. Ya no quiero amar detrás de un banco, ni detrás de un andén, ni lejos por las veredas o plazas. No quiero que alguien escriba lo romántico de las palabras. Porque amo a algo que no existe. Mi mente arrulla lo que la luna silencio hace mucho tiempo.

Ahora solo quiero que alguien escriba solo lo que es, solo lo que es, lo que hay cada día. La misma voz, el mismo césped. El mismo cielo, el mismo gato, la misma taza de té. Que respire el mismo aire, con la misma luz, con la misma intensidad, con la misma lealtad.

¿Dónde está mi elefante? No lo vi cuando paso. ¿Dónde está el mes de mayo? No lo vi cuando se fue.

 


a0786656cd5abaf8123bb66b4a18570e--google-searchCyoTEcJWQAAQ9I6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s